Coronavirus

Así responde Sanofi frente a la lucha contra el COVID-19

A medida que la pandemia del COVID-19 continúa expandiéndose por todo el mundo, Sanofi ha estado a la vanguardia de múltiples iniciativas para combatir esta enfermedad, mientras continúa con la oportuna fabricación y entrega de medicamentos para nuestros pacientes. La compañía está estudiando dos de sus medicamentos existentes como posibles tratamientos para el COVID-19 y aprovechando su experiencia para desarrollar una nueva vacuna, medidas que podrían tener un impacto inmediato y duradero. Hacer frente a una pandemia tan desalentadora como el COVID-19 requiere colaboración para crear tantos caminos hacia adelante como sea posible, y Sanofi está ayudando a liderar esos caminos.

Desarrollando una prueba casera

Su esfuerzo más reciente para luchar contra el COVID-19 es el desarrollo de una solución de autocomprobación sin receta, en colaboración con la startup californiana, Luminostics. Al principio de la crisis, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió pruebas rápidas y confiables como medida prioritaria para contener el brote, pero en realidad, las pruebas aún no están ampliamente disponibles.

El objetivo de Sanofi es proporcionar una prueba basada en un teléfono inteligente que se pueda llevar a cabo en casa sin un profesional de la salud o pruebas de laboratorio, reduciendo el riesgo de contraer el virus para todos los involucrados.

La prueba, diseñada para detectar el virus del COVID-19 a partir de muestras respiratorias, da un resultado en 30 minutos o menos. Se basa en una combinación de la experiencia de pruebas de investigación clínica de Sanofi y la tecnología única de Luminostics, que utiliza la óptica de los teléfonos inteligentes. Controlado por un sistema operativo iOS / Android que viene con instrucciones sobre cómo tomar una muestra y procesarla, el teléfono muestra los resultados de la prueba y, si es necesario, conecta a los usuarios con un servicio de telesalud.

El desarrollo está programado para comenzar en las próximas semanas con el objetivo de tener una solución de autocomprobación disponible antes de finales de 2020, con la red de distribución global de Sanofi, asegurando la disponibilidad global.

Explorando opciones alternativas de tratamiento

Sanofi respalda los ensayos clínicos para determinar si dos de sus medicamentos pueden ayudar a los pacientes con COVID-19. Actualmente se está probando una opción para evaluar su impacto en los síntomas en pacientes con COVID-19 grave en Italia, España, Alemania, Francia, Canadá, Rusia, Israel y Japón, con un segundo ensayo dirigido por Regeneron para pacientes en los EE. UU.

El segundo producto es uno de varios medicamentos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está investigando en su ensayo clínico internacional para encontrar una solución para el COVID-19. Para respaldar este ensayo, Sanofi ha lanzado dos estudios clínicos adicionales y también está proporcionando el medicamento a algunos sitios de investigadores participantes y otros centros de investigación independientes.

Al mismo tiempo, los equipos de asuntos industriales de Sanofi gestionan las existencias disponibles y aumentan progresivamente la producción para garantizar la continuidad del suministro para los pacientes que reciben el tratamiento según las indicaciones actuales y se preparan para el futuro en caso de que la opción de tratamiento sea segura y efectiva en pacientes con COVID-19.

Aprovechando la experiencia en el desarrollo de vacunas

Sanofi Pasteur, la unidad de negocios global de vacunas de Sanofi, ha lanzado varias colaboraciones para buscar enfoques diferentes e innovadores para desarrollar una vacuna segura y efectiva lo más rápido posible. Más recientemente, unió fuerzas con GlaxoSmithKline (GSK) para desarrollar una vacuna adyuvante para el COVID-19.

Sanofi aporta en esta alianza el antígeno (la proteína que estimula la respuesta inmune del cuerpo contra el virus), que se basa en la tecnología de ADN recombinante. El desarrollo de la vacuna candidata para el COVID-19 basada en este recombinante se está apoyando mediante fondos y una colaboración con la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA por sus siglas en inglés), en los Estados Unidos.

"Estamos utilizando una tecnología existente que fue diseñada para la influenza, y la estamos aplicando al nuevo virus que causa la enfermedad COVID-19", dice John Shiver, Jefe de Investigación y Desarrollo de Vacunas Sanofi. "Tener la plataforma y las asociaciones existentes son clave para acelerar el desarrollo tanto como sea posible".

GSK contribuirá con su tecnología adyuvante, un ingrediente agregado para mejorar la respuesta inmune, reducir la cantidad de proteína de vacuna requerida por dosis y mejorar las posibilidades de administrar una vacuna efectiva que pueda fabricarse a escala.

Se espera que la vacuna candidata entre en ensayos clínicos en la segunda mitad de 2020 y esté disponible para la segunda mitad de 2021.

"A medida que el mundo se enfrenta a esta crisis de salud global sin precedentes, está claro que ninguna compañía puede hacerlo sola", dice Paul Hudson, Director Ejecutivo de Sanofi. "Es por eso que Sanofi continúa complementando su experiencia y recursos con nuestros pares, como GSK, con el objetivo de crear y suministrar cantidades suficientes de vacunas que ayuden a detener este virus".

Además, Sanofi está explorando otras opciones para descubrir, diseñar y fabricar una vacuna contra el COVID-19. Esto incluye trabajar con Translate Bio, una compañía de biotecnología de ARN mensajero (ARNm) en etapa clínica, donde Sanofi combina su profunda experiencia en vacunas con la plataforma de ARNm de Translate Bio.

También se está colaborando con la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI por sus siglas en inglés), que coordina el desarrollo de futuras vacunas contra los patógenos epidémicos específicos identificados por la OMS. Sanofi también forma parte de un consorcio de 15 compañías de atención médica junto con la Fundación Bill y Melinda Gates que trabaja para identificar acciones concretas que aceleren los tratamientos, las vacunas y los diagnósticos.

Invertir en ciencia

La respuesta rápida de Sanofi en tantos frentes no es accidental. Se deriva de años de inversión en tecnología de vacunas y trabajos anteriores en un programa de vacunas contra el SARS. El ritmo con el que las autoridades reguladoras a nivel mundial han brindado cooperación tampoco tiene precedentes, lo que permite que los ensayos clínicos comiencen en días en lugar de meses.

Sanofi está colaborando con sociedades científicas, grupos de pacientes y autoridades de salud para ayudar a proporcionar información precisa y orientación a personas afectadas por diversas afecciones, incluidas enfermedades raras, asma, dermatitis atópica, diabetes, oncología y esclerosis múltiple.

Mantener la fabricación y el suministro para evitar la escasez

Dos tercios de los medicamentos y vacunas de Sanofi están en la lista de medicamentos esenciales de la OMS, por lo que, aunque gran parte de las industrias del mundo han cerrado, la red global de plantas de fabricación de Sanofi sigue operativa para ayudar a garantizar el suministro continuo de todos los medicamentos y vacunas de Sanofi. Actualmente no hay escasez anticipada de pacientes como resultado de la situación del COVID-19.

Con estos pacientes en mente, los equipos de asuntos industriales se presentan a trabajar siete días a la semana para satisfacer la demanda de gobiernos, autoridades sanitarias, hospitales, mayoristas y farmacias de todo el mundo.

"Estamos en primera línea en esta batalla, y los pacientes, los profesionales de la salud y las autoridades de salud cuentan con nosotros para obtener los medicamentos que necesitan", dijo Philippe Luscan, Vicepresidente Ejecutivo de Asuntos Industriales Globales. “La mayoría de nuestros productos son esenciales para millones de pacientes en todo el mundo. Debemos garantizar su disponibilidad durante esta crisis y garantizar un bajo nivel de escasez cuando la situación vuelva a la normalidad”.

Mantenimiento de ensayos clínicos

Si bien se han lanzado ensayos clínicos con una velocidad sin precedentes para ayudar a encontrar una solución para el COVID-19, Sanofi está llevando a cabo una evaluación meticulosa de los ensayos clínicos en curso para otros candidatos a productos, país por país, ensayo por ensayo, investigador por investigador. “Nuestro enfoque tiene que ser diverso. Primero ponemos a los pacientes y sus necesidades, mientras tratamos de proteger a las personas que trabajan en el sistema de atención médica y avanzamos con los medicamentos transformadores para los pacientes”, dijo Dietmar Berger, Director Médico, Jefe Global de Desarrollo de Sanofi

El sesenta por ciento de los aproximadamente 300 estudios clínicos en curso se encuentran en la etapa de reclutamiento de pacientes y los esfuerzos para mantener el suministro de medicamentos y cumplir con los desafíos de distribución se han convertido en una prioridad. Además, el suministro de medicamentos dirigidos directamente al paciente se está implementando caso por caso. Este enfoque se utilizó en China a lo largo de febrero junto con la telemedicina para controlar a los pacientes de forma remota, lo que permitió que más del 90% de los ensayos continuaran.

"La gente definitivamente está dando un paso adelante, hay mucho compromiso y conexión con nuestro verdadero propósito como empresa que brilla en estos momentos. La gente viene con soluciones innovadoras y centradas en el paciente, todo con el objetivo final de llevar medicamentos transformadores a los pacientes lo más rápido posible”, dijo Berger.

#Sanofi Acts

Cada acción individual cuenta para ayudar a frenar la propagación del virus, aplanar la curva de nuevas infecciones y apoyar a los profesionales de la salud que se movilizan en todo el mundo para tratar a los afectados. Detrás de todas las acciones de Sanofi en la lucha contra esta pandemia está su gente.

Muchos empleados de Sanofi con capacitación médica se han ofrecido como voluntarios o se han alistado para ayudar a tratar a pacientes con COVID-19 gravemente enfermos a fin de soportar la gran cantidad de personal médico e instalaciones en todo el mundo, donde algunos sistemas están ahora cerca de un punto de quiebre. Se han tomado todas las medidas necesarias para proteger su salud y bienestar. Se han implementado medidas de seguridad similares para aquellos que trabajan en sitios de producción y centros de distribución, que van a trabajar para que sus comunidades puedan quedarse en casa y en los laboratorios de investigación para proteger a los científicos que trabajan las 24 horas del día, lo que impulsa la ciencia de encontrar soluciones para nuestros pacientes.

La resiliencia y la solidaridad son clave para avanzar en esta lucha contra el COVID-19, y al mismo tiempo para establecer un plan para el futuro de la atención médica que refuerce la capacidad de pensar, desarrollar y crear nuevas vías y prepararse para futuras pandemias.